3460 14th St NW, Washington, D.C., 20010, United States
Sobre los ahorros propuestos por Hacienda y otras acciones para salir de la crisis fiscal

Las medidas propuestas por el Ministerio de Hacienda:

La semana anterior el Ministerio de Hacienda presentó 11 propuestas para contribuir a la reducción del déficit, de las cuales, 7 medidas se basan en atacar uno de los rubros más fuertes del gasto de gobierno, los salarios. Estas medidas se basan en establecer montos fijos y no proporcionales al salario para los aumentos salariales y las anualidades, congelamiento de los incentivos por carrera profesional y reducción de los porcentajes por concepto de dedicación exclusiva y prohibición, tope del uso de plazas vacantes, freno a reasignaciones de puestos y reducción del presupuesto para el pago de horas extra. Las otras 4 medidas se basan en reducciones en los presupuestos de publicidad, viajes, consultorías y actos protocolarios.

Las 11 medidas anunciadas por el Gobierno, en conjunto lograrán un ahorro de ¢49.000 millones de colones en el primer año de su puesta en vigencia.

Sin embargo, para poner en perspectiva el ahorro anunciado y teniendo en cuenta que el Producto Interno Bruto para el año 2018, de acuerdo con lo anunciado por el Banco Central, será de cerca de 35 billones de colones, el conjunto de medidas que anunció el gobierno lograrán un ahorro un 0,14% del PIB.

Teniendo en cuenta un déficit esperado para este año del orden del 7,1%, las medidas de ahorro propuestas solo contribuyen reduciendo éste déficit de manera ínfima, eventualmente colaborando a que dicho déficit simplemente no supere al final del año el 7%, lo que representa un ahorro de únicamente un 2% del total del déficit.

Aún así, vale rescatar que, a pesar que las medidas acordadas suponen un ahorro que no contribuye significativamente en la reducción del déficit muestran una actitud responsable del gobierno frente al problema fiscal que no habíamos podido observar en los cuatro años de la administración Solís Rivera y que deben ser muy bien vistas y tomadas en cuenta por los organismos internacionales.

El mismo Banco Mundial, el mismo día que se anunciaran éstas medidas destacó el accionar del gobierno como “un paso importante para la consolidación fiscal del país.”

De tal forma, las medidas anunciadas, a la par de la obligación de renegociación de las convenciones colectivas anunciada por el Presidente, representan un cambio de timón que aunque aún contribuyan poco a solventar la crisis que atraviesa el país constituyen una primera piedra para encontrar la solución.

Estas medidas son tomadas en el momento adecuado, cuando el gobierno aún tiene poco desgaste y han demostrado el valor necesario del ejecutivo para asumir el costo político que esto puede acarrear ante las posibles protestas de los sindicatos que puedan presentarse en los próximos días.

La pelota del lado del legislativo:

Lamentablemente en nuestra democracia muchas de las medidas necesarias para incrementar el impacto en la reducción del déficit deben pasar por el Congreso donde no siempre las soluciones resultan fáciles y donde una minoría puede ejercer un bloqueo férreo de proyectos que a primera vista podían parecer simples.

Hábilmente el anuncio le imprime presión al legislativo que urgía observar primero medidas de ahorro del gobierno antes que hablar de nuevos impuestos y lo comprometen a aprobar reformas similares a las medidas adoptadas, que contribuyan, por ejemplo, a ampliar la reforma a los incentivos laborales, pluses e incrementos para todo el sector público incluyendo las instituciones descentralizadas, medidas que solo se pueden aplicar por vía legislativa.

Otros proyectos que deben pasar por las manos de los legisladores son los destinos específicos dentro del presupuesto de la República que comprometen los recursos del estado a programas o instituciones específicas y que maniatan el presupuesto y la discrecionalidad del ejecutivo para manejar y encausar de mejor manera los recursos.

También se encuentra en las manos de los diputados el proyecto de reforma fiscal que transforma el impuesto de ventas en IVA y la reforma el impuesto sobre la renta.

De la misma forma, la Ministra solicitó a los diputados a aprobar un proyecto de ley que ordene las exoneraciones de los impuestos vigentes.

Medidas en discusión para reducir el déficit fiscal

Ahorro propuesto % del PIB
11 medidas propuestas por el Ministerio de Hacienda 49.000 millones 0,14%
Reducción de la deuda con fondos del superávit libre. 60.000 millones 0,17%
IVA 0,90%
Reformas al ISR 0,50%
TOTAL 1,71%

Tal y como lo reconociera la misma jerarca de Hacienda, la combinación de medidas a las que nos referimos no son suficientes para salir de la crisis ya que esto solo supone un ahorro de 1,71% de un déficit del orden del 7,1% del PIB, pero de aprobarse constituyen un avance para sanear las finanzas públicas.

Hay campo para más:

Lo importante es dejar claro que existe campo para mejorar aún más la situación fiscal, para esto me parece importante recordarle a los diputados el plan presentado por el exdiputado Ottón Solís denominado C.E.R.R.A.R que pretende reasignar las funciones de al menos 5 instituciones públicas para generar un ahorro de cerca de otros ¢60.000 millones de colones, el cual podría ser estudiado nuevamente en el seno legislativo.

Asimismo es posible profundizar aún más las medidas de ahorro decretadas por el gobierno y en todo el sector público, sobre todo en el tema salarial y con la debida re-organización de los programas sociales.

Por último, es necesario recordar que el peso de la economía nacional y la batuta de ésta no se encuentra en el Gobierno sino en el sector Privado que es quien mueve el PIB, quien genera empleo e inversión y sin un compromiso del gobierno con la reactivación económica y la competitividad ningún esfuerzo fiscal será sostenible.

Lo que es necesario tener en cuenta es que son los impuestos pagados por el sector privado los que al final constituyen los ingresos del gobierno, si al sector privado le va bien, al gobierno le irá bien, de ahí que reactivar la economía, generar inversión y en consecuencia empleo es el mejor plan fiscal que un Ministro puede proponer.

Como lo he mencionado en ocasiones anteriores, los nuevos impuestos en la coyuntura en la que nos encontramos son necesarios, pero es necesario también estudiarlos y tratarlos con guantes de seda para no asfixiar una economía que ya de por sí, tiene una de las tasas impositivas más altas del mundo y entender éstos como temporales para flexibilizarlos una vez hayamos superado ésta crisis.

Comentarios de Facebook

Port Relacionados

% Comentarios (1)

Ferdinand von Herold

Un análisis interesante .
Cabe acotar que la voluntad política es vital para aprobar la reforma fiscal , que aunado a las medidas adoptadas por el ejecutivo con relación al recorte del gasto público, dan una señal muy positiva que debe hace reflexionar a los sectores , que sin sacrificio general y olvidando mezquinos cálculos políticos no podremos salir adelante de la grave crisis fiscal que nos amenaza.
Estoy seguro que el valor supremo el bien común prevalecerá y que esté , nuestro país saldrá adelante .

Leave a comment