3460 14th St NW, Washington, D.C., 20010, United States
Reforma fiscal y texto sustitutivo: ¿Entiende el gobierno que es Justicia Social?

Cuesta entender la estrategia que tiene el gobierno con respecto a la aprobación del plan fiscal que, sobra decir, le urge y le vendría muy bien al gobierno de su pupilo que tomará el relevo en unas semanas.

Con el texto sustitutivo presentando este jueves por el Poder Ejecutivo quedan claro tres cosas, la primera es que existen contradicciones lógicas muy acentuadas en el seno del gobierno, la segunda es que el gobierno intenta mantener contentos a los sindicatos con un confite y tercero, que dicho texto le resta autoridad moral al Presidente para exigirle impuestos a los ciudadanos.

¿Cómo es posible que, por un lado, el Viceministro de la Presidencia alegue que es un acto de “justicia social” el hecho de mantener el tope de anualidades del sector público en un 2.54%, cuando parece ser contrario a la justicia social agregarle un IVA del 2% a la canasta básica?

Justicia social, señores del Poder Ejecutivo, tiene que ver con la distribución de la riqueza y la igualdad de oportunidades para todos los habitantes de Costa Rica. Teniendo esto en cuenta, permítanme decirles que parece ser que ustedes interpretan ese concepto de forma errada y quieren favorecer únicamente a los trabajadores del sector público, olvidándose de la mayoría, de ¡TODOS!

No es lógico, argumentar justicia social cuando de lo que se trata es de mantener un privilegio que no tiene la mayor parte de la población, cuando lo que se defiende es un plus salarial en un sector, el sector público, que gana, en general más, en promedio, que el sector que en realidad produce en nuestro país.

No es lógico argumentar justicia social, cuando la reforma, pretende en este caso gravar y hacer más caros los bienes de la canasta básica. Un 2% podrá ser nada para un grupo de trabajadores que año con año ganan más, un 2,54% más, para ser exacto, pero será mucho para el 20% de la población que vive por debajo de la línea de pobreza.

¿Cómo es posible que, por un lado, el Viceministro de la Presidencia alegue que es un acto de “justicia social” el hecho de mantener el tope de anualidades del sector público en un 2.54%, cuando parece ser contrario a la justicia social agregarle un IVA del 2% a la canasta básica?

Les soy sincero, si el texto sustitutivo del proyecto en discusión, lo que pretende, manteniendo las anualidades en un 2.54%, es darle un confitito a los sindicatos para que no vayan a huelga, me parece que se quedó corto el confite. Si a eso se debe este cambio, me parece muy flojo el gobierno con la presión de los sindicatos y si no se debe a eso, es aún peor.

Si no se debe a eso, la señal que el gobierno envía es que no hace ningún esfuerzo real por reducir el gasto en lo que representa el rubro más importante de egresos gubernamentales y si eso es así, me parece que no tiene autoridad moral para pedirle al pueblo más impuestos.

Hace un par de días mencioné que si bien ya pagábamos excesivos impuestos, la reforma fiscal era necesaria, pero también, necesariamente temporal, que sirviera para reducir el déficit y poner las cosas en orden, entre ellas reducir y flexibilizar el gasto, pero después requeríamos bajar la alta tasa de impuestos que ya pagamos.

A Dios rogando y con el mazo dando. El gobierno debe entender que si va a hacer reformas al proyecto de ley, debe ser para hacer el proyecto más integral y no solo un paquete de impuestos.

Si se pretenden introducir cambios espero que los cambios sean enfocados en esa reducción de gasto, excepto gasto de capital, para hacer del proyecto de reforma fiscal un proyecto que tienda verdaderamente a la rehabilitación de las finanzas públicas, de lo contrario, en un par de años las finanzas del gobierno podrían estar nuevamente con el agua hasta el cuello y, en ese entonces, sin espacio para nuevos impuestos.

Comentarios de Facebook

Port Relacionados

Leave a comment